Broder Bastos: "Cuando la música quiere, llama"

Broder Bastos: “Cuando la música quiere, llama”

Texto: Melissa Kuris
Fotos: Gentileza Broder Bastos

“Broder nació gracias al papá de un amigo que quiso decirme que era hip, que era genial, pero se confundió y le salió brother”, comenta con una risa melodiosa. En su voz se escucha fácilmente su procedencia y su carisma refleja fielmente a Brasil. “Fue tan gracioso que me empezaron a decir así y quedó”, agrega, y luego explica: “Lo que hice más tarde fue por numerología, cambiar la escrita y escribirlo con d. Así surge Broder”.

Broder Bastos nació como João Marcos Cezar Bastos, al sur de Brasil, en el seno de una familia musical. Con un padre director de coro y una madre acordeonista, respiraba música desde su infancia y en Broder lo pudo encarnar. Después de que su plan de viajar a Italia se frustrara, decidió emprender camino en Argentina y desde 1992 esparce en las noches porteñas el sabor de Brasil.

Vida migrante

-¿Cómo fue tu primer tiempo en Argentina a nivel musical y personal?
– Siempre viví sin expectativas. No vine esperando nada, vine a conocer. Siempre tuve eso de ser el que sale a explorar y después trae a la gente, y eso de cierta forma me fortaleció en la música porque si es verdadero lo que hacés, lo podés hacer en cualquier lado. Fue una forma de demostrar que sí se puede vivir de la música. Y así conocí Argentina, siempre con la música brasilera de por medio.

-¿Cómo creés que ser brasilero afectó tu musicalidad?
– Afectó bastante. Cuando llegué acá me encontré con una banda que tocaba samba, pero no era samba. No era como el de Brasil. Intenté enseñarles, pero por más que intentes… tenés que vivir una cultura para que salga de adentro. Me acuerdo que después, cuando volví a Brasil, me parecía raro el samba que tocaban los brasileros. Y ahí me di cuenta de que la música es lo que uno está viviendo, mientras lo está viviendo.

– ¿Qué influencia tuvo la Argentina en tu persona musical?
– En Argentina comencé a nutrirme de la gente. Escuché de todo. No tengo prejuicio musical, lo que sí tengo es preferencia. Escuché desde tango a cumbia. Y obviamente eso te modifica. El medio modifica a uno. Yo creo que todos los ritmos que conocés, toda esa cosa queda. Es una información que entra y no sale, se mezcla con lo que uno ya tiene adentro y va creando la personalidad musical de uno, por eso uno va cambiando.

broder bastos conventillo babel 2

Broder, Ciro y los Persas

Cuando Juan Ábalos invitó a Broder a formar parte de su nueva banda con Ciro Martínez, no lo dudó. Su historia se remontaba a varios años atrás: se conocieron en un club en donde Broder tocaba música brasilera y al que Ábalos acudía constantemente a escuchar. Luego de perder el contacto por varios años, se volvieron a encontrar; con la confianza nunca perdida de dos viejos amigos, emprendieron juntos en ese nuevo proyecto. Paralelamente, la carrera solista de Bastos, siempre latente, encontró un momento y ambiente propicio para germinar. Luego de años de apilar composición sobre composición, decidió compartirlas con el público en su nuevo trabajo: Pequeno grande mundo.

– ¿Qué diferencias marcás entre la música que tocás en Ciro y los Persas y tu carrera de solista?
– Es la noche y el día. Primero que mi música tiene muy arraigado a Brasil. Son composiciones que todos los días están en mi cabeza dando vuelta. Y lo que toco con Ciro, es rock. Cuando empecé a tocar rock acá me di cuenta de que lo que tocaba antes no era rock. El de acá es más pesado, lo siento más en los acordes, las notas. Yo creo que esa es la diferencia, que el rock tiene más energía. Mi otra música no pasa tanto por la energía, es una cosa más tranquila.

– ¿Cómo impactó tu visión de la música en una carrera solista?
– Es algo que venía postergando de hace mucho. Si no fuera por la timidez, hubiera empezado una carrera solista a los 18 años porque tenía composiciones, tenía música… pero prefería la banda porque éramos más. Cuando empecé a tocar con Ciro y los Persas comencé a observar cómo funciona. Y fue algo que se maduró solo. Tomé la decisión gracias a un amigo al que le mostraba mis composiciones.

– ¿Y qué te incentivó a empezar a grabarlas?
– Me di cuenta de que la música caduca. Lo que me hacía sentir en un momento, quizás no me genera los mismos sentimientos ahora. Por eso me di cuenta de que no tengo que esperar pasar tanto tiempo para grabar mis canciones, para que no caduquen.

– ¿Qué aprendiste de cada banda en la que estuviste?
– Que la mayoría de las veces, menos es más. Aprendí mucho del movimiento que genera la música y lo que uno puede generar con ella. Mis shows hoy en día son muy distintos a los que hacía antes, no tanto por la música sino por cómo me conecto yo con ella. Esa es la herramienta para que la gente se suelte, disfrute.

Otros proyectos

Además de su carrera de solista y como bajista en Ciro y los Persas, Broder participó de innumerables bandas y proyectos. De todos, siente particular afinidad hacia un trabajo que realizó: Palavras em música.

– ¿Qué es Palavras em música?
– Un amigo de Brasil hizo un libro que se llama Palavras. Seleccionó una serie de cuadros de artistas brasileros reconocidos y escribió un poema sobre cada uno. Yo musicalicé ese libro. Y ahí me di cuenta que simplemente soy un canal. No sabes cuándo, ni en qué lugar, pero cuando la música quiere, llama.

<iframe width=”560″ height=”315″ src=”https://www.youtube.com/embed/7KZgHa-Znrw” frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>

Más información

– Conocé la web de Broder Bastos!
– Encontralo en su soundcloud!