Texto: Melissa Kuris
Foto

La gastronomía francesa es reconocida mundialmente por sus platos exquisitos y elaborados, capaces de conquistar hasta el paladar del más escéptico. Con diferentes panes que marcaron la historia y postres que quedarán para la posterioridad, merece reconocimiento y apreciación.

Entre las recetas dulces que componen tantos libros de cocina se encuentra el beignet, un buñuelo que en sus comienzos consistía en una fruta bañada en masa y luego frita, y que ahora puede llevar diferentes ingredientes según el antojo de quien lo prepara.

¿Querés aprender a cocinar beignet?
Para la receta tradicional vas a necesitar:

• 50 gr de manteca
• 100 gr de azúcar
• 950 gr de harina común
• 125 cc de agua
• 250 cc de crema de leche tibia
• 1 paquete de levadura en polvo
• 2 huevos
• 1 cucharadita de sal
• 1 litro de aceite vegetal
• Azúcar impalpable para espolvorear

¿Cómo se preparan los beignet?

En un bol, mezclá el agua con la levadura y dejá que repose durante cinco minutos hasta que se disuelva. Paralelamente, combiná la manteca, el azúcar y la sal en otro recipiente. Volcá la crema de leche tibia y revolvé la mezcla. Una vez que se enfríe, añadí los huevos previamente batidos y la levadura ya disuelta. Agregá la harina paulatinamente hasta que se forme una masa y dejala reposar en la heladera de treinta minutos a una hora.

Finalizado el tiempo de reposo, estirá la masa hasta que alcance una altura de 3 mm aproximadamente y cortala en cuadrados de 5 cm por 5 cm. Freí cada cuadradito en una sartén con aceite previamente calentado hasta que estén dorados. Escurrí los beignets en papel de cocina, espolvorealos con el azúcar impalpable y… ya están listos para servirse.

Dato!
Si se quiere rellenar con chocolate o cualquier otro ingrediente, agregalo en el centro de cada cuadradito y hacelos bolita antes de freírlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *