Ha venido mi luna
    desde lejos…
  mi luna ahora
  es extranjera!
Errante…
atravesó  el laberinto
en los cielos,
de las nostalgias
y los quereres,
y ha llegado a mi
encuentro.
  Lirio de marfil,
fina lumbre
en mi sombra encogida,
 y brújula de mis sueños
inasibles,
como en un rito,
hoy al fin
nos contemplamos,
en ese cristal que el mar
sostiene con temblor…
¡Ha venido mi luna
    desde lejos…
mi luna ahora
es extranjera!
Autor: Hedda Lisbeth Ibarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *