No es fuera de lo común que las grandes y antiguas ciudades alberguen una leyenda sobre su fundación. En el caso de Varsovia, los relatos abundan. No es casualidad. La ahora capital de Polonia soportó incontables batallas y hasta se erigió sobre sus propias ruinas luego del Levantamiento de Varsovia en 1944.

Una de las historias que más me gusta es la de la sirena guerrera y protectora. El emblema de la ciudad es ella y sus monumentos son varios por las calles de Varsovia.

Según cuentan, la sirena de Varsovia es hermana de la sirena de Copenhague. Ambas nadaban juntan desde el Atlántico hasta el Mar Báltico, donde se separan. Una llegó a las costas de Dinamarca donde todavía se encuentra.

La otra sirena siguió camino hasta llegar al rio Vístula y dejarse llevar por la corriente. Tomó un descanso a orillas de lo que hoy es la Ciudad Vieja de Varsovia. Allí decidió quedarse, enamorando a los pescadores con su canto.

Un egoísta mercader intentó un día hacer dinero con la voz de la sirena y la encerró para su provecho. Ella cayó en un llanto constante que hizo que el hijo de un pescador no dudara en rescatarla.

Lo logró y es por ello que la sirena les prometió que siempre que necesitaran ayuda ella saldría en su defensa. Y desde entonces, la sirena de Varsovia, armada con una espada y un escudo, defiende la ciudad y a sus habitantes.

Texto y foto: Milagros Benitez

Únete a la conversación

1 comentario

  1. ME ENCANTÒ LA HISTORIA Y ADEMÀS ESTA MUY BIEN ESCRITA !!qUè suerte que todavìa hay corazones sensibles que rescatan estos hermosos relatos antiguos Felicitaciones a la periodista !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *