Texto: Lesly Leiva
Fotos: cortesía Max Peña
Max Peña es emprendedor y estudiante peruano de 31 años, llegó a Buenos Aires en 2009 junto a su novia y un amigo para realizar un curso de creatividad publicitaria y conocer un nuevo destino. Retornó a Lima y hace algunos meses llego de vuelta a Bs As.
La travesía
“En 2009 nos vinimos por tierra, queríamos viajar un poco. Antes de llegar a Buenos Aires pasamos por Arica, Iquique, Antofagasta, Santiago de Chile y Mendoza. Al llegar acá nos quedamos en la casa de algunos amigos mientras encontrábamos un lugar más estable donde vivir”, recuerda Max .
La primera vez que Max pisó esta ciudad fue a los 16 años en un viaje turístico junto a su abuela. Aquella vez fue muy diferente ya que dependía económicamente de ella y el estilo del viaje se oponía radicalmente al que emprendía en esta ocasión: uno más guerrero y con un capital basado en ahorros.
En esta segunda visita como mochilero, Max conoció la Buenos Aires más emblemática, la de los rastros de un pasado migratorio presente en su arquitectura y en su gente. La libertad que se respira en esta ciudad prolongo su estadía por cuatro años hasta que decidió volver a Lima por un proyecto laboral muy tentador.
Doble nostalgia
“Dejé amigos en Buenos Aires y ahora que regresé, muchas cosas han cambiado. Tengo compañeros que están por casarse o que se fueron al interior. Es interesante volver y ver como tu circulo cercano a evolucionado”, menciona Max no sin antes recordar entre risas uno de sus momentos más memorables en esta ciudad: “Cuando ganamos una liga de futbol con mi equipo Surinam hacia el 2011 éramos un grupo de gente de Perú, Argentina, Chile y Colombia entre otros. Son cosas que terminan uniéndote con ellos no sólo por el futbol sino porque tus amigos se empiezan a volver tu familia”.
Para Max, la multiculturalidad en la que hoy vivimos hace que ya no se pueda definir exactamente a qué cultura pertenecemos porque te puedes sentir parte de varios lugares y puedes tener amigos sin distinción de nacionalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *