Adonis y el poder de la belleza

Adonis y el poder de la belleza

Texto: Manuel Migoya
Foto

La belleza tiene su propio instinto de supervivencia. En el alto filo de una montaña azotada incesantemente por el viento, a pesar del humo sofocante del crudo en llamas, entre el estruendo de las bombas o a la sombra de un edificio en ruinas, se las ingenia una pequeña flor para abrir sus pétalos por unas pocas horas, vuela un pájaro de colores, surge una sonrisa de aliento o nacen actos de la más pura humanidad.

El poeta Ali Ahmad Said Esber, más conocido por su seudónimo “Adonis”, es un ejemplo de lo anterior. Nacido en el norte de Siria, ya de joven demostró sus aptitudes para la poesía. Trabajó principalmente en el Líbano y en Francia, y es reconocido por universidades del mundo entero. Además se lo asocia seguido con el Nobel de la Literatura. Pero más importante aún es que ha demostrado que incluso a partir de hechos trágicos y lamentables se puede construir la belleza, tal es el caso de los siguientes poemas:

CELEBRACIÓN DE BEIRUT, 1982.
El tiempo avanza
apoyado en un bastón de huesos de muertos.
El filo del insomnio
corta el cuello de la noche.

El sol parece decir a su claridad:
deslumbra mis ojos
para no ver.

El día teme al día,
la noche se oculta de la noche,
el sol se frota los ojos y suspira:
no puede creer lo que ve.

Gracias
al polvo que se mezcla con el humo
de los incendios y lo mitiga,
al intervalo entre bomba y bomba,
a las baldosas que no cesan
de sostener mis pasos.
Gracias a la roca que enseña paciencia.

Experimento la borrachera de las explosiones,
la embriaguez del ruido,
y disparo mi rostro
por el espacio de las probabilidades.

La luz se extinguió.
Encenderé el astro de mis sueños.

Tómame, amor
y abrázame.

* * *

ESPEJO DE UN SUEÑO

El héroe, en vela cual ola
duerme.
Nuestra tierra es una niña que duerme
sin cabeza y sin almohada
y el rojo pensamiento depredador
es un cadáver dormido.

¡Oh, ceniza de los miembros!
¡Oh, vías de los humores
de mi cuerpo, del cuerpo del arabismo!

¿Desde cuándo y cómo despertaré a los durmientes?

*  *  * 

EL SUEÑO Y EL DESPERTAR

Crea en su sueño
un modelo de revolución rebelde
que abraza el creciente futuro.

Despierta de su sueño
y sus días se convierten
en anhelos
que lloran la noche pasada
y su quimera perdida.