Apu’a: un puente cultural entre Paraguay y Argentina

Apu’a: un puente cultural entre Paraguay y Argentina

Texto: Melissa Kuris
Foto: Apu’a cultural

La cultura, como la materia, no se crea ni se destruye, simplemente se transforma. Es impresionante el ingenio de los inmigrantes cuando quieren seguir transmitiendo sus tradiciones. Abundan los emprendimientos gastronómicos y musicales que buscan recordar a la patria que dejaron atrás, incluso teniendo presentes a la nación que es ahora su hogar. Y es entre medio de todos estos proyectos que surge con fuerza Apu’a Cultural.

Se trata de una iniciativa creada en 2013 por jóvenes paraguayos que viven en Argentina y buscan difundir las novedades culturales que surgen cotidianamente en Paraguay. Aspiran a crear un puente, como dicen ellos, entre la cultura de estos dos países. Además, participan de varios eventos en los que pueden mostrar las actuales producciones de su país, a la vez que organizan difusiones de películas, artistas y productores que así se los soliciten.

En la actualidad, Apu’a es coordinada por Ivanna Serratti y Diego Miranda. En una entrevista con Conventillo Babel, comparten las visiones de Apu’a sobre el mantener viva una cultura que siempre estuvo más escondida, pero que parece resurgir con cada vez más fuerza.

¿Cómo nace Apu’a?
En una charla de amigos, notamos que siempre que se difunde algo de Paraguay está ligado con lo tradicional. Queríamos que la gente empiece a conocer lo que se está haciendo de nuevo en el cine, en la música, en la literatura paraguaya, sin sin dejar de lado lo tradicional. Por eso nuestra idea es tratar de ser un puente entre lo que se está haciendo allá y lo que está ocurriendo acá.

¿Sienten una mezcla cultural argentina y paraguaya?
Al vivir hace tanto tiempo en Buenos Aires conocimos un poco de la cultura desde la música, el cine. Es fusionar estilos de alguna manera. De a poco la cultura de Paraguay va permeando y se va adaptando a cuestiones que te va proponiendo esta cultura. Se crea un nuevo tipo de valor. Eso implica mucho del propio paraguayo de aprender a valorar lo nuestro, que es algo que nos cuesta mucho.

¿Por qué creen que tuvieron tanta aceptación con el proyecto?
Paraguay es un país que siempre está muy escondido, nadie sabe nada de nuestra patria. Ni siquiera siendo un país vecino. Entonces cualquier cosa que aparece de allá llama la atención. Paraguay es un país que por toda su historia es muy sumiso. Tuvimos la dictadura más larga de Latinoamérica y por eso también la gente se acostumbró a bajar la cabeza. Pero las cosas están cambiando ahora. Lo que se ve con Apu’a es lo que está pasando allá realmente: una explosión cultural impresionante. Más color, más vida, pero siempre buscando en las raíces, en lo propio, dándole un giro de tuerca.

¿Qué diferencias encuentran entre lo tradicional y lo contemporánea?
Creo que es la misma cultura que se va transformando. Simplemente que, como en cualquier parte del mundo, se dan nuevas miradas a través del paso del tiempo. Se hace una resemantización de la mirada desde nuevas generaciones que van a tomar lo que había y transformar en otra cosa sin perder la esencia. Me parece que ahí está el fuerte de nuestra cultura contemporánea hoy. Y el paraguayo se ve identificado por primera vez en el cine, en la literatura. Hay mucha fusión. Se está experimentando con un montón de cosas y todo sin negar que tenemos una cultura tan ancestral que es la guaraní.

¿Cómo muestran esta cultura contemporánea?
Participando en los diferentes festivales a los que nos invitan, como el Mercado de Industrias Culturales del Sur en el 2014 o el Ventana Sur que estaremos en diciembre de este año. Nos interesa mostrar esa cultura porque acá hay un grupo de gente que está hace 40 años y siguen mostrando siempre lo mismo. No hay un cambio, no hay nada innovador. Tiene que ver con esa cosa de haberse venido y no tener interés en lo que está pasando allá ahora. Y eso como paraguayos ya no nos representa del todo. Tenemos mucho para mostrar que no se muestra. Y es ahí en donde entra Apu’a Cultural.