Buenos Aires estrena una nueva colectividad: Guatemala

Buenos Aires estrena una nueva colectividad: Guatemala

Texto y fotos: Manuel Migoya

La escena migrante en Buenos Aires es, y siempre lo ha sido, sumamente dinámica. Incluso hoy, más de un siglo después de los primeros grandes flujos migratorios, se siguen estableciendo nuevas colectividades. Tal es el caso de la Asociación de guatemaltecos en Argentina, fundada en marzo de 2016.

Con el trabajo totalmente ad honorem de sus integrantes, ya lograron participar en los Buenos Aires Celebra y hasta organizaron un evento propio para dar a conocer su cultura. Conventillo Babel pudo hablar con uno de sus fundadores y actual presidente, Manuel Morales, quien arribó al país hace ya cinco años y estudia Derecho en la UBA.

– ¿Cómo surgió la idea de crear una institución que nuclee a los guatemaltecos en Buenos Aires?
– A partir de que fui conociendo lo que se hacía en otras colectividades migrantes, principalmente la ecuatoriana. Un amigo me preguntó por qué nosotros no hacías algo similar. La verdad en aquel entonces pensé que era imposible, que no sabía por dónde empezar y que además somos muy pocos guatemaltecos viviendo acá. Luego, en la Universidad me enseñaron cómo crear una asociación desde el punto de vista legal. A partir de allí, comencé a pensar que era posible.

– ¿Cuáles fueron los objetivos planteados al momento de crear la Asociación?
– Tenemos dos ejes principales. El primero es asesorar a los estudiantes que, como nosotros antes, no tiene claro cómo realizar los trámites migratorios y universitarios. Es un problema grande. Muchos vienen sin los documentos en condiciones o una idea de cómo hacer las cosas acá. Por eso también dejamos nuestro contacto en la Embajada Argentina en Guatemala, así ya nos conocen antes de venir y encuentren gente que ya hizo los pasos y tiene la información correcta. El otro eje es la difusión de la cultura guatemalteca en Buenos Aires. Queremos participar de los espacios culturales que realiza el Gobierno de la Ciudad para mostrarle a Argentina lo que Guatemala tiene para ofrecer. Que no es solo playas caribeñas. Tenemos una gastronomía con sabores únicos, tejidos propios de las distintas culturas aborígenes que son realizados en telares con técnicas antiguas, exponentes literarios de la talla de Miguen Ángel Asturias y, por supuesto, la calidez del trato de nuestro pueblo. En este sentido, la idea es ofrecer un espacio a los distintos artistas guatemaltecos que residen en Buenos Aires y no tiene un espacio o contactos para desarrollarse. Funcionar de puente entre ellos y el público de la colectividad y el local.

Manuel Morales, presidente de la Asociación de guatemaltecos en Argentina

Guatemaltecos en Buenos Aires

“La mayoría somos estudiantes universitarios, aunque hay algunos que vinieron hace 30 o 40 años escapando de la Guerra Civil (Guatemala sufrió una larga guerra civil entre 1960 y 1996, en el marco de la Guerra Fría)”, explica Manuel, para luego agregar: “Estimo que actualmente somos entre 300 y 500 viviendo en la Ciudad”.

Si bien en los estatutos fueron tres los firmantes, siete son las personas que participaron activamente de la fundación. Se conocieron a través de un grupo de Facebook llamado Chapines en Argentina (chapin es el modo de referirse a ellos mismos que usan los guatemaltecos). “Nos reuníamos para celebrar el 15 de septiembre, día de la Independencia de Guatemala, o cuando jugaba nuestra selección”, cuenta Manuel.

– ¿Con qué desafíos se encontraron?
– El primero fue que la gente creyera en que la idea podía ser útil para la colectividad. En un principio muchos temían que la Asociación tomara tintes políticos y por eso preferían no involucrarse. Pero establecimos en nuestros estatutos que las actividades que realicemos no pueden incluir sesgos políticos de ningún tipo, más allá de las opiniones que pueda tener cada uno.
Otro obstáculo fue poder llegar a toda la comunidad guatemalteca. Porque si bien las redes sociales son una buena herramienta, no todo el mundo las usa. Incluso ahora, después de un año y medio, quedan guatemaltecos por contactar.

A la derecha de la foto, Manuel Morales. Lo acompañan la poetiza guatemalteca Alina Kummerfeldt Quiroa y el músico guatemalteco Rafa Rodríguez-Cerna Braunschweig.

– ¿Qué recepción tienen ahora de la propia colectividad?
– Muy buena. Muchos de los guatemaltecos que vinieron hace ya muchos años agradecieron la creación de un espacio donde poder encontrarse con su cultura y sus compatriotas, además de conocer artistas de los que no tenían idea.

– ¿Cuáles son sus planes a futuro?
– Lo primero es crear una red de contactos en donde podamos figurar todos los guatemaltecos que vivimos en Buenos Aires, y en donde cada uno ponga a qué se dedica. Así, cuando desde la Asociación los necesitemos para algún evento, podamos recurrir a ellos y trabajar juntos.
También pensamos crear documentos con manuales sobre cómo realizar los trámites migratorios y universitarios para facilitar el asesoramiento de los nuevos migrantes.
Además, aunque más a futuro, queremos crear una bolsa de trabajo y soñamos con tener un espacio físico en donde funcione la sede social y que la gente sepa donde encontrarnos.