CELEBRACIONES QUE RESISTEN EL TIEMPO

CELEBRACIONES QUE RESISTEN EL TIEMPO

Texto y fotos: Noelia Serra

Cuando viajé a Italia hace algunos años, una de las cosas que más me impresionó fue la cantidad de iglesias existentes. Cada cuadra parecía tener una, enorme o pequeña, todas antiguas, cada una con su encanto y su concurrencia fiel. En Italia, cada pueblo se enorgullece de tener en sus iglesias a un santo, patrono del pueblo, al que agasajan anualmente con un festejo cargado de devoción, tradición y fe.

El tiempo demostró que un ritual tan sentido y arraigado en la cultura de un pueblo no se rendía ni a los viajes transoceánicos, o al desarraigo, ni siquiera a la nostálgica distancia: allí donde haya un grupo de italianos, hay una fiesta patronal con esa esencia particular, basada en la familia, la religión y una gastronomía sabrosa.

festa

Jóvenes y viejos se mezclan en el festejo a San Francisco Di Paola

El domingo 3 de abril, en Lomas del Mirador, se celebró por 44º año consecutivo la fiesta de San Francisco di Paola, patrono de Vena Inferiore, pequeño paese del sur, en Calabria.

Una jornada particolare

La celebración comenzó temprano, con una misa en la iglesia del barrio en la que prevalecen las imágenes del santo.

P1070230

Luego de la liturgia, el homenaje continuó con una masiva procesión por las calles aledañas. Una gran cantidad de Comisiones Directivas de santos de otros pueblos italianos caminaron con sus estandartes y rindieron homenaje a San Francisco di Paola.

P1070303

El momento central y más concurrido de la jornada fue el anunciado almuerzo con show en vivo de músicos calabreses. En los suburbios de Buenos Aires, más de 300 personas se congregaron para saborear la típica lasagna casera italiana, vinos artesanales, dulces tradicionales y, sobre todo, para disfrutar de una tarde rodeados de amigos, paisanos y familia.

P1070253

Toda la jornada se vivió, como de costumbre, en un ambiente tan cálido que hacía sentir a todos en casa, es decir, en ese híbrido ítalo-argentino que italianos y descendientes reconocemos como casa.