Cinco maneras de despedir a los muertos

Cinco maneras de despedir a los muertos

Texto: Manuel Migoya

Una vida no alcanza para conocer todas las culturas que conviven en el planeta. Tampoco una muerte. Y es que ni siquiera en algo en apariencia tan natural pensamos, creemos o sentimos todos igual…

TIBET

“Entierro Celestial” o Jhator es la práctica por la cual los tibetanos devuelven a sus amados al ciclo natural de la tierra. Consiste en exponer el cuerpo del fallecido, ya separado de su alma, en las montañas para que sea devorado por buitres y otros carroñeros. Puede parecer algo escalofriante, pero de hecho se lo realiza con sobria alegría.

INDONESIA

En Tana Toraja, la gente honra a sus muertos con grandes festivales. ¿Cómo lo pagan? Ahorrando. El funeral puede ocurrir hasta años después del fallecimiento. Mientras tanto, el cuerpo se conserva en el hogar familiar donde se lo trata con sumo respeto y es visto como un enfermo o un dormido.

NUEVA ORLEANS (USA)

La herencia africana y el Jazz son inseparables, incluso en la muerte. Es costumbre allí acompañar al féretro con música jazz emotiva hasta el entierro, para luego acelerar un poco el ritmo y terminar con un baile catártico generalizado. Incluso hay quienes se unen a la procesión sólo por la música!

GHANA

El amor por una profesión, por un hobbie, por un auto, por un libro. Un amor así puede marcar una vida… o una muerte. Es tradición en este país africano enterrar a las personas con “Ataúdes de fantasía”, que representan aquello que marcó la vida del fallecido. Las formas van desde aviones hasta cerdos, pasando por peces o incluso la Biblia.

MADAGASCAR

Los malgalaches honran a sus muertos en persona. Cada dos a siete años los sacan de sus sepulturas, los visten con las mejores telas, los perfuman y se los llevan a la fiesta del pueblo. Esta ceremonia llamada Famadihana es una manera de volver a reunir a la familia y de que los muertos vuelvas a experimentar los placeres de la vida.

(BONUS TRACK) SUECIA

Heredado de costumbres luteranas y condicionado por el clima frío, existe una tradición entre los suecos en que entierran el cuerpo recién entre una y tres semanas después del fallecimiento. Mientras tanto lo conservan en un lugar especial, generalmente su hogar, donde únicamente la familia y los más próximos allegados se reúnen. Muchas veces cantan como forma catártica de mostrar respeto y dolor.

 

Fuentes consultadas: Lonely Planet, Ideas TED, Sevend Ponds, New Orleans Online, Ghana Coffin, Ancient Origins