Cruceros de lujo amarran en La Habana

Cruceros de lujo amarran en La Habana

Texto: Manuel Migoya
Foto

Con el reciente acercamiento entre los gobiernos de Washington y La Habana, el número de turistas que ingresan a Cuba aumentó considerablemente. Según las fuentes consultadas, ya es el segundo destino del Caribe, por detrás de Puerto Rico, y recibió nada menos que 2.7 millones de turistas hasta el pasado septiembre, generando 2.700 millones de dólares.

Y el turismo por crucero no fue la excepción. Una industria que ya venía creciendo -un aumento del 600% entre el 2012 y el 2014, llegando a 35.000 pasajeros para la empresa Aries Transportes S.A.- y que en lo que va del año ya ingresó 20.000 pasajeros más.

El principal puerto receptor es La Habana, aunque también se destacan otros como Cienfuegos o Santiago de Cuba. Alguna de las empresas que participan de la actividad son: Royal Caribbean, Carnival Corporation, NCL, Harmark, Costa Cruises, MSC Cruceros, Pearl Seas Cruises y United Caribbean Lines.

Este crecimiento se inserta en un marco global relacionado con la apertura del mercado a los ciudadanos del Gigante del Norte. En los siete primeros meses desde que Washington flexibilizara las restricciones, 88.900 estadounidenses arribaron a Cuba, un 54% más que en todo el año pasado.

Según la Asociación Internacional de Compañías de Cruceros (CLIA), los puertos del Caribe son los principales destinos para los ciudadanos estadounidenses, con una cifra de 59.9 millones de días de viaje en 2014, un aumento del 16% con respecto al 2013 y de casi 55% en la última década.

Por supuesto que el sector no dejó pasar este significativo crecimiento y la posibilidad de realizar fuertes inversiones en el pequeño país comunista. Altos funcionarios de las empresas de cruceros más grandes del mundo tuvieron acercamientos con las autoridades de Cuba para encontrar mejores modos de explotar a fondo las potencialidades que tiene para ofrecer el que otrora fuera el símbolo latinoamericano de la lucha sin cuartel contra el capitalismo.