El invierno del fin del mundo

Si después de ver una de las más nuevas y exitosas animaciones de Disney pensaste que una ciudad gélida podía ser real, estás en lo correcto. La localidad de Yakutsk, capital de la República de Sajá, Rusia, es considerada la ciudad más fría del mundo.

Aunque el lugar no fue víctima de ninguna maldición causada por una Reina de la Nieve enfadada, sus temperaturas considerablemente bajas, ocasionadas por su proximidad al Círculo Polar Ártico, son la causa de que los habitantes no puedan pasar más de veinte minutos fuera de sus hogares o algún otro lugar calefaccionado en los más extremos meses invernales.

Con temperaturas de -30oC promedio, el mínimo que alguna vez sufrió fue -64oC. La baja es tan extrema que los habitantes y turistas son advertidos de no usar anteojos en público para que las patillas no queden adheridas en su piel.

Pero las bajas temperaturas no son las únicas que existen en la ciudad: en verano el lugar suele envolverse en una calidez inusual si se considera el clima anterior, alcanzando en algunas ocasiones hasta los 30oC en julio. Yakutsk es así una de las ciudades con mayor oscilación en su temperatura.

Con sus paisajes congelados que ofrecen innumerables vistas magníficas, es el lugar ideal para los amantes del invierno. Aunque es recomendable no visitarlo en el auge de esa estación si lo que se quiere es estar más que tan solo unos minutos paseando por la ciudad.

Texto: Melissa Kuris