El misterioso caso de la máquina expendedora

El misterioso caso de la máquina expendedora

Texto: Melissa Kuris
Foto

Hay misterios que no pueden ser explicados, enigmas que pululan por los rincones del mundo en busca de una persona que quiera darle sentido. En ocasiones, varias teorías se fundan, en otras la incógnita crece exponencialmente hasta que nadie encuentra —o quiere encontrar— una explicación.

Desde hace casi veinte años, el misterio invade Capitol Hill, un distrito de Seattle, EEUU, en la forma de una máquina expendedora. Frente a una cerrajería, el artilugio se asienta si ninguna explicación: no se conoce cómo llegó allí ni quién lo reabastece, lo único que saben los vecinos es que hace años está presente y no deja de funcionar.

La máquina expendedora embrujada —como la llaman quienes por allí pasan— o misteriosa máquina expendedora —como ahora se hace conocer oficialmente a través de su página de Facebook—, ganó fama a través de los años. El aura misteriosa que la envuelve no hace más que atraer turistas que no dudan en probar si realmente funciona y qué bebidas ofrece. Ya son varios los visitantes de otras ciudades que la consideran una parada obligatoria y la tratan como un nuevo “Pie grande” que habita en la ciudad.

Los refrescos que ofrece es otro generador de teorías: mediante sus botones rotulados como “misterioso” tiene bebidas que nunca salieron del mercado y muchas otras que son discontinuas desde hace ya varios años. No aparece como sorpresa que varios consideren que la máquina llegó al lugar a través de un agujero de gusano o que quien la abastece es el fantasma de un viajero del tiempo.

Los trabajadores de la cerrajería frente a la cual el aparato se exhibe declararon en numerosas entrevistas que nunca vieron a nadie aprovisionarla. Ya sea por verdadero desconocimiento o para continuar avivando el enigma, manifiestan que quien sea que lo haga debe hacerlo en horario no comercial y declaran que lo único que comparten con la máquina es la corriente eléctrica.

Si bien recientemente algunos usuarios declararon conocer el origen del misterio e incluso publicaron fotos que lo prueban, la mayoría de la población continúa alimentando las distintas teorías en un intento de lograr que, aunque sea en una máquina en el medio de una ciudad de los Estados Unidos, la magia nunca muera.