Espanoramas: el cine español invade la Ciudad

Espanoramas: el cine español invade la Ciudad

Texto: Lesly Leiva

Llegó la segunda edición de la muestra de cine español Espanoramas . Una oportunidad única para conocer las producciones actuales que en muchas ocasiones no logran cruzar el Atlántico y resultan de interés no solo para los amantes del cine en la Argentina sino también para los españoles o descendientes que viven en Bs as y quieren estar un poco más cerca de su cultura.

Las películas que son presentadas abarcan desde las más taquilleras y reconocidas en festivales internacionales, como La isla minina, ganadora de diez premios Goya 2015, o Loreak , primer film en lengua vasca seleccionado para competir en los Premios Oscar 2016.

Además, entre la selección de Espanoramas estará muy presente el género de terror, con largometrajes como El orfanato y Mientras duermes. El homenaje este año será para la actriz Ángela Molina, reconocida por Las cosas del querer, proyectada con gran éxito en la década del 90. Para completar esta selección de películas, se podrán volver a ver los clásicos Ocho apellidos vascos y Truman.

La Embajada de España en Argentina junto al Centro Cultural de España en Buenos Aires (CCEBA) han hecho posible esta muestra que, con ayuda de los institutos de cinematografía de cada país, logra reunir lo más representativo del renovado cine español para ampliar la perspectiva del público argentino.

>> ESPANORAMAS

> Dónde: Espacio INCAA Km 0 Cine Gaumont, Av. Rivadavia 1637
> Cuándo: Hasta el 24 de Febrero
> Entradas: una hora antes de la función

>> TE RECOMENDAMOS

> Perdiendo el norte
> 2015, 102 min. España
> Dirección: Nacho G. Velilla
> Género: Comedia
> Sinópsis: Hugo y Braulio, dos jóvenes con formación universitaria, hartos de no encontrar ni trabajo ni futuro en España, deciden emigrar a Alemania siguiendo los cantos de sirena de un programa de televisión tipo Españoles por el mundo. Pero pronto descubrirán que sobrar en un sitio no significa ser necesario en otro y que perseguir el sueño alemán puede tener mucho de pesadilla.