Fiesta kosher a la sombra de la Torá

Fiesta kosher a la sombra de la Torá

La tercera edición del festival incluyó variedad de comida kosher, música, artesanía y literatura judaica.

No es Buenos Aires celebra Israel, tampoco Buenos Aires festeja la comunidad judía, pero en cierto modo es todo eso. El  pasado 1o de junio la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural organizó la tercera edición de “Buenos Aires celebra Kosher” en Barrancas de Belgrano.

En lo alto de la plaza, una Torá inflable anunciaba el lugar del evento. Y para los que no estuvieran seguros sobre qué era ese pergamino colosal, bastaba mirar hacia la multitud reunida en las carpas para notar las kipás que resaltaban en la cabeza de mucho de los presentes.

DSC07497

No todos pertenecían a la comunidad judía, pero eso no parecía importar. “Esa es la idea del evento, hacer que diferentes personas puedan acercarse a tradiciones y costumbres de la colectividad”, comentó un concurrente que disfrutaba del festejo junto a su familia.

No importaba el viento frío que corría de vez en cuando ni el barro formado por la lluvia del viernes anterior: frente al escenario, los presentes  saboreaban la variedad kosher y disfrutaban de la selección de bandas que con música klezmer tradicionales y modernas hacían bailar y aplaudir a la multitud.

Y aquellos que no estuvieran interesados en observar el espectáculo tenían la posibilidad de recorrer los diferentes stands presentes. Cincuenta carpas enmarcaban el lugar del festejo, y sus contenidos diversos ofrecían variedad de actividades para las diferentes edades. No solo era posible deleitarse con la comida kosher, cuya propuesta incluía falafel, shawarma, knishes de papa y otros manjares, también se podía adquirir joyería, artículos de decoración y literatura judaica. Los más chicos incluso podían llevarse gratis diferentes cuentos que trasmitían valores y creencias de la colectividad y también inscribirse para tener una letra escrita en la Torá.

“Todos los habitantes gozan del derecho de profesar libremente su culto”, se menciona en la constitución nacional. Y el festival transformó las palabras en realidad, organizando un evento perfecto para reavivar las tradiciones o simplemente darlas a conocer.

Texto y fotos: Melissa Kuris