Futuro migrante y apatridia

Futuro migrante y apatridia

>> NIÑOS DEL HOMBRE (2006)

La película, dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón (parte del grupo de inmigrantes que está triunfando en Hollywood junto a Alejandro González Iñárritu), nos sumerge en un futuro posible, donde las guerras, la contaminación y el miedo tomaron las calles de las grandes ciudades del mundo.
La realidad en la que vive Theo (Clive Owen) está marcada por la degradación de las sociedades tal cómo las conocemos y la lenta extinción de la vida humana, al ser todas las mujeres infértiles sin aparente razón.
Las oleadas migratorias son fuertemente reprimidas con extrictos controles fronterizos, sobrepoblación de oficiales de la fuerza y cantidad de vallas y jaulas para separar a las personas legales de los “bárbaros” que buscan un asilo que jamás conseguirán. En este caos, Theo es reclutado por activistas para que logre sacar de Inglaterra a la primer mujer embarazada en los últimos años: una joven negra que debe evitar que la separen del único bebé del universo.
Imperdible para reflexionar hacia dónde vamos.

>> LA TERMINAL (2004)

Imaginate esta situación: llegás a Nueva York en una misión personal de alto valor y, sin hablar una palabra de inglés, te encontrás con que tu país entró en guerra civil y no solo tu pasaporte no es válido sino que tu nación ya no es reconocida como tal, o sea no podés regresar a un país que ya no existe. Te convertiste en apátrida.
Esto le pasa a Viktor Navorsky, interpretado magníficamente por Tom Hanks, personaje basado en el iraní Mehran Karimi Nasseri, que vivió en el aeropuerto Charles de Gaulle de París entre 1988 y 2006 tras perder toda su documentación como refugiado de las Naciones Unidas. Aunque el drama de la búsqueda de asilo en Europa está muy latente, La Terminal le pone un tinte de humor a una crisis que estamos lejos de ver finalizada.