Japón en la Ciudad, a través de los 5 sentidos

Japón en la Ciudad, a través de los 5 sentidos

Texto: Melissa Kuris

El sonido de Japón

Cada cultura se sirve de diferentes expresiones para compartir sus costumbres y tradiciones más arraigadas. Cuentos, artes y música son algunas de las formas de vislumbrar el pasado y presente de países algunas veces tan distantes. El repertorio musical japonés es tan variado como extenso. Con canciones folclóricas que abarcan temáticas diferentes como la religión, el trabajo, festividades y la infancia. También cuenta con otras más modernas, que combinan géneros como el rock con las raíces niponas (j-rock), es una experiencia digna de experimentar.

En la Ciudad, podemos hacerlo mediante las presentaciones del coro Nichia Gakuin, del Instituto Privado Argentino Japonés. Creado en el 2000 por padres de alumnos de la institución, ofrece un repertorio de músicas actuales y tradicionales perfecto para aquellos que quieran disfrutar, por algunos minutos, del sonido de Japón.

Mirar al oriente

La naturaleza es un arte en sí mismo, y los artistas japoneses parecen entender ese concepto a la perfección. Sus obras están colmadas, en su simpleza, de alegorías y representaciones del medio ambiente que los rodea. En el salón Kagoshima del Jardín Japonés de la Ciudad se puede apreciar una selección de obras que transmiten la armonía de lo natural. A pesar de que a menudo el arte encuentra un sinónimo en las pinturas y esculturas, en el salón también se pueden apreciar vestimentas e instrumentos tradicionales que, aunque originalmente no fueron creados para ese propósito, no dejan de ser una obra de arte.

Aromas de otras tierras

La ceremonia del té es una de las actividades más reconocidas de Japón. Es una reunión entre amigos y mucho más que eso. Es una disciplina en la que cada movimiento, cada utensilio utilizado, denotan la sencillez del anfitrión que comparte con otros una actividad que purifica el ser. El Jardín Japonés cuenta, en sus instalaciones, con un espacio dedicado a esta práctica. En el Chashitsu (casa de té) todos los visitantes pueden seguir, con el aroma de las infusiones como principal conductor, el camino del té.

El sabor de la cultura

Es normal asociar, en lo que respecta a la gastronomía, a Japón con su más conocido platillo: el sushi. Pero su popularidad no debería asociarse con singularidad, pues el país nipón presenta una serie de recetas variadas tanto en sabor como en ingredientes.
En la Ciudad, distintos restaurantes se encargan de representar lo más fielmente posible ese estilo culinario, cada uno otorgándole una impronta propia y particular. Pero es en el barrio de San Telmo en donde un restaurant destaca por su simpatía. El restaurante Sukiyaki (ubicado en San Lorenzo 304) es la combinación de los mejores ingredientes para representar a Japón: una decoración característica y acertada y recetas variadas elegidas y organizadas por su fundador Ito San.

Sintiendo a Japón

Una de las características más destacadas de este lejano país oriental son las distintas técnicas artesanales que decoran y atraviesan las fronteras del país. Desde el conocido origami (creación de figuras a través del plegado de papeles) hasta el ikebana (arreglo floral) que tiene su exponente en las modernas kokedamas; son los autores de tan vistosas actividades.
El Centro Okinawense en la Argentina es el lugar ideal para sentir a Japón en tus propias manos. En sus distintas aulas ofrecen una serie de clases creativas —origami, ikebana, caligrafía, bordado y diseño japonés— para japoneses, descendientes o cualquier persona a la que le interese involucrarse con esta tan amplia cultura.