Kebab, el verdadero secreto de Sherezade

Hoy vamos a enseñarles a preparar uno de los platos extranjeros que más fuerte viene pisando en los últimos tiempos: el kebab, también conocido como shawarma o gyro. Pero antes, como es costumbre, un poco de contexto:

Orígen

El kebab es un plato de origen persa que era consumido, en un principio, tan solo por los reyes. Además se permitían degustarlo nada más para el Nowrooz, nuevo año persa. La receta más antigua conocida data del siglo X y pertenece al “Kitab al-Tabeekh”, libro de cocina de Ibn Sayyar al-Warraq de Bagdad, lo más parecido a una estrella de Utilísima de la antigüedad.

¿Kebab, shawarma o gyro pita?

Como suele suceder, distintas naciones poseen sus variantes, bastantes similares, del mismo plato. Para los turcos, kebab, para los árabes, shawarma , y para los griegos, gyro. Las diferencias son pocas y el concepto básico se mantiene en los tres. Por ejemplo, el griego puede hacerse de cerdo, cosa que los musulmanes tienen prohibido. Pero las comunidades católicas dentro de Turquía lo llaman kebab y lo preparan con dicho animal. En fin, para el comensal distraído da más o menos lo mismo el nombre, lo que importa, lo que de verdad vinieron aquí a buscar es la esperada receta:

Ingredientes

– 2 panes de pita (pan árabe)
– 200 gr. de carne picada de ternera
– 150 gr. de champiñones
– ¼ de cebolla
– 2 zanahorias
– Yogur natural
– 1 cucharada de mayonesa
– 2 cucharaditas de eneldo
– Pimienta
– Ajo en polvo
– Sal
– Aceite de oliva
– Guindilla seca
– 2 cucharadas de salsa de soja

Cómo cocinar un kebab

1- Picar la cebolla lo más fino posible y hacer lo mismo con la carne. Si hay, utilizar una minipimer hasta obtener una pasta.
2- Agregar sal a gusto y freír en aceite.
3- Pelar las zanahorias y cortar en rodajas finas. Mezclar en sartén con los champiñones, salsa de soja, guindilla y pimiento en polvo y saltear todo junto.
4- Mezclar la carne ya preparada con las verduras salteadas
5- Para la salsa, verter en un recipiente el yogur, la mayonesa, eneldo y el ajo en polvo y revolver
6- Doblar ambos panes de pita por la mitad y calentarlos en el microondas. Condimentar con la salsa y luego introducir el relleno de carne y verduras

Recuerden que esta es una simple receta para convidar a un invitado, pero las posibilidades son enormes. Desde el tamaño de las porciones, la elección de las carnes y las verduras, las salsas y hasta si se come con la mano o al plato.

Ya sea que lo preparen para agasajar a un amigo, para impresionar a la pareja o para calmar los impulsos feminicidas de un libidinoso sultán árabe, este plato que ya se está ganando un lugar en nuestras mesas, es un éxito asegurado.

Texto: Manuel Migoya