La muñeca nigeriana que le ganó a Barbie

Texto: Manuel Migoya

Sabido es que los niños absorben, cual esponjas, todo lo que los rodea, las lecciones de sus padres y hasta los objetos con los que juegan. Pero, ¿qué aprende una pequeña niña africana, oriunda de Nigeria, cuando juega con una muñeca rubia, de ojos celestes y piel pálida? Mira su juguete, mira su entorno y por lo menos surgen algunas contradicciones. Algo de lo que explica la novelista Chimamanda Adichie en su conocido discurso en el que cuenta cómo encontró su voz cultural auténtica, advirtiendo a su vez el riesgo en el que podemos caer si solo escuchamos una historia sobre una persona o un país.

Por eso es que la empresa Fico Solutions Nigeria, fundada por el filántropo Taofick Okoya, creó la primera muñeca con rasgos y vestimentas africanos. “Queens of Africa & Naija Princesses” (Reinas de África y Princesas Naija). Con el objetivo de fomentar inconscientemente la herencia de la cultura africana y de formar niñas confiadas y con una sólida base ética. En palabras de su creador, para mostrar a las niñas que “black is beauty” (el color es belleza).

Para lograrlo, las muñecas de la linea “Queens of Africa” son adornadas con vestimentas tradicionales africanas, aunque pueden también usar ropas occidentales. Además, cada una representa una tribu africana diferente (Igbo, Hausa o Yoruba) y traen varias mudas para intercambiar. Por supuesto que su tez es morena y sus rasgos africanos. Mientras que las de la línea “Naija Princesses” representan los distintos grupos étnicos dentro de Nigeria y apelan al deseo de toda niña de ser una princesa. Sobre todo en un país con larga tradición monárquica.

Siete años después de que Taofick Okoya diera comienzo a su sueño de empoderar a las niñas africana, su muñeca superó a la tradicional Barbie estadounidense en el mercado nigeriano, vendiendo más de 9.000 unidades por mes y representando un 15% de todos los juguetes comprados. Pero eso no es todo, además, a través de su página web, la empresa exporta su producto fuera del continente africano. Aunque, por ahora, tan solo se limita a Estados Unidos y el Reino Unido.