La vergüenza de ser europeo

La vergüenza de ser europeo

Texto: Gabriel Costa

“¿Cómo caímos tan bajo en la conciencia humana?”, se pregunta el profesor Riccardo Petrella, luego de hacer un repaso por tres sucesos vinculados a la cuestión migrante que, según revela a la audiencia, le dieron vergüenza, en las últimas semanas, de ser europeo:

1- Guardias dinamarqueses revisando las bolsas de migrantes para quedarse con sus pertenencias, a título preventivo, por los gastos que le ocasionaban al Estado.
2- El acuerdo de la UE por 3 mil millones de euros con Turquía, para que el país gestione el regreso de sirios a Medio Oriente.
3- El rechazo del Parlamento inglés a aceptar niños migrantes refugiados.

Petrella es un politólogo y economista italiano, profesor en la Universidad de Lovaina (Bélgica). Tiene página web y también está en Facebook. Participó a principios de mayo en el seminario El impacto de las migraciones en Europa, organizado por la Universidad de Tres de Febrero (UNTREF) en su sede de Rectorado, en Recoleta.

El auditorio lo sigue concentrado, se lo nota comprometido con sus palabras, que suelta tenaz en un impecable francés, a pesar de sus orígenes. Por momentos da la sensación de que los años que lleva encima, su experiencia en el campo académico y un poco también la distancia que lo separa estando en Argentina, hacen que suene un tanto provocador por demás con lo que dice.

“3 fracasos que desnudaron las migraciones de los últimos 25 años”

1- “Fracaso de Europa y de la política común. Actualmente, hay 28 políticas migratorias, dirigentes con ojos tapados que no supieron ir más allá de lo local”.
2- “Fracaso de las sociedades del Mediterráneo. Con 40 mil muertos en el mar, demostraron la incapacidad de ir mas allá de sus narices”
3- “Fracaso de los países colonizantes por organizar Medio Oriente y la relación de Europa, África y Asia. Se mostró una incapacidad de audacia para trabajar la crisis”.

“3 razones, según la sociedad, por el que se generaron estos fracasos (pero que no explican nada)”

1- “Dicen que no podemos recibir a todos en nuestro territorio, tenemos crisis, tenemos que resolver nuestros problemas. Es una coartada, en verdad uno se hace rico del otro”.
2- “Dicen que los migrantes vienen de zonas desde donde nos atacan, que no quieren nuestra civilización. Es otra coartada, olvidan contar que UK atacó Irak sin motivo, que Francia atacó a Libia. Terrorismo somos nosotros, no ellos”.
3- “Dicen que no se puede vivir con otros pueblos, que quieren llegar en masa, que vienen a sacarnos la riqueza y que no quieren ser explotados. Se olvidan que hace más de 150 años los explotamos a ellos”.

Según Petrella, la Unión Europa solo logró dos cosas: mercado y moneda única desde el Banco Central Europeo, al que define como único ente soberano. “Es decir, más mercado y menos Estado, con una dominación de poderes políticos privados”, suelta el profesor.

6 situaciones actuales

1- “Nosotros mismos (por los europeos) desmantelamos el Estado de derecho y seguridad social. ¿Cómo ser abiertos entonces a los extracomunitarios?”
2- “Se produjo una mutación genética con respecto a los derechos humanos universales: la organización financiera se trasladó de la comunidad al individuo. Pasamos de ser una sociedad donde todos somos iguales ante derechos a ser distintos en ser generadores de costos”.
3- “Los migrantes son sinónimo de costos, hay una visión extractivista de la concepción humana. Se nos explota como a una mina. Con esta lógica, los seres humanos somos mercadería”.
4- “Estamos siendo gobernados por grupos oligarcas: Banco Central Europeo, Comisión Europea, FMI”.
5- “Esa mercantilización, esa mutación de financiamiento de derechos, aplicado a las políticas migratorias, es el resultado que vemos…”
6- “Se observa un fenómeno extraordinario: la política de seguridad social y económica se transformó en estrategia militar”.

Con sus palabras muestra siempre un hilo conductor: “El ensamble de todo esto implica decir que los seres humanos son desiguales ante los derechos”. A modo de conclusión, lanza: “El empobrecimiento de la sociedad europea nos deja 125 millones de personas por debajo de la línea de la pobreza. ¿Quién se puede sentir amenazado por un migrante entonces? El pobre obrero de una construcción”.

3 propuestas

1- “Los europeos debemos luchar contra la política de austeridad, por ejemplo suprimir la dependencia del Banco Central y volver a darle autonomía a Europa. Hoy, los funcionarios no pueden conocer los informes del Banco Central. ¿Es eso democracia?”
2- “Intentar impedir la firma del Tratado Transatlántico de Inversiones (TTP), donde los inversores pueden demandar a los Estados pero no a la viceversa”.
3- “Eliminar la comercialización de semillas y educación. No hay futuro si las empresas privadas controlar el 72% de las semillas, que representan la vida. Si esto continua, solo queda esperar que Dios se ponga en huelga para controlar la gestión de vida”.

Parece que todos los argumentos de Petrella coinciden, el profesor invita constantemente a la reflexión. A modo de cierre, lanza la última: “Si no tenemos la capacidad utópica de pensar que podemos construir un mundo digno de los humanos: ¿cómo podemos gestionar las migraciones?”.