Lo que el agua lleva, el agua trae

Lo que el agua lleva, el agua trae

Por Melissa Kuris
Foto

A veces, las cosas no están perdidas para siempre por más que así parezca. Los habitantes de Chiapas, un estado al sur de México, descubrieron eso unas semanas atrás cuando el templo de Quechula resurgió de las aguas.

Ubicada en el que antaño era el camino real de Chiapas, diseñado por los españoles colonizadores que conquistaron el lugar, la iglesia había sido erigida en el siglo XVI por monjes dominicos, pero fue abandonada casi dos siglos después cuando una gran peste invadió el lugar y afectó a los habitantes de la zona.

No fue hasta 1966, con la construcción de la represa de Nezahualcóyotl, que el lugar quedó sumergido bajo el río Grijalva. La constante sequía que azotó el lugar y causó que las aguas bajaran 25 metros fue el origen del espectáculo que como por arte de magia hizo que la construcción volviera a aparecer.

Si bien esta no es la primera vez que sucede (en 2002, el agua había bajado tanto que los vecinos pudieron hacer recorridos a pie por el lugar), no deja de ser sorprendente ver la estructura aparecer imponentemente en el lugar. Con un panorama sensacional, los viajeros y habitantes deberán aprovechar para visitarla mientras puedan, porque será cuestión de tiempo hasta que el agua reclame nuevamente lo que es suyo.