Los hijos de la loba

Texto: Manuel Migoya

La fría estepa fue testigo de una matanza cruel. El fuerte viento ahogó los gritos de las víctimas, torturadas y asesinadas por una tribu rival y los huesos yacieron allí, silenciosos, hasta desaparecer en la tierra. Pero un niño se salvó.

No se sabe si escapó milagrosamente o si fue mutilado y abandonado para ser comido por los animales salvajes. Llorando amargamente, fue encontrado por Asena, una loba gris de la zona. Ella se apiadó del niño y lo tomó a su cuidado, nutriéndolo y protegiéndolo hasta que llegó a la adultez.

El niño se convirtió en hombre, y el hombre y la loba se enamoraron mutuamente. Abrigados por el penetrante frío y arrullados por los constantes gritos del viento, se entregaron el uno al otro.

Ese mismo día la pareja fue encontrada por miembros de aquella tribu que había cometido la masacre que dejara huérfano al niño. En seguida lo cazaron y lo mataron. Pero Asena escapó, preñada con diez niños-lobos. Ellos heredaronrasgos de ambas razas y se casaron con mujeres de la zona para formar lo que hoy conocemos como la nación turca.

Desde ese entonces, el lobo es visto en aquel país como símbolo de honor y se le tiene un profundo respeto.