Los “intocables” del Japón

Los “intocables” del Japón

Texto: Manuel Migoya
Foto portada: FB Embajada del Japón en Argentina
Foto interior: Chris Colvard for openphoto.net

Cuando se habla de un sistema de castas se suele referir al caso indio. Es sabido que incluso a pesar del esfuerzo llevado a cabo por numerosas organizaciones de derechos humanos, existe aún discriminación hacia los “intocables”. Sin embargo, la India no es el único país en el cual existe esta división de castas. Japón conserva también vestigios de la división de clases medieval, al fondo de la cual se encuentran los “Burakumin”.

Oficialmente abolida con la Revolución Meiji en 1871, la división por castas nipona prevaleció en el seno de su sociedad. Incluso a pesar de años de vertiginoso progreso y un cambio profundo que supo sorprender al mundo, existe todavía un grupo de “intocables”. De hecho, se cree que al rededor de 3 millones de personas pertenecen a él.

Suelen encargarse de trabajos relacionados con la muerte, como sepultureros, o carniceros. Y parte de la razón por la cual son discriminados tiene que ver con la prohibición budista de matar. Dentro de los Burakumin, y en el más bajo fondo de la escala social, están los Eta -abundancia de mugre-, de quienes se decía que valían un séptimo de persona.

openphotonet_dcp_0241 (2)

Incluso existen 6.000 comunidades donde se concentra la población Burakumin. De hecho también se los relaciona con la mafia Yakuza, en donde supuestamente participan muchos de ellos, siendo esta otra razón por la cual se ha mantenido la discriminación. A tal punto que muchas empresas mantienen listas de “intocables”, a los que prefieren no contratar o pagar menores sueldos; aunque esta práctica fue prohibida en los años 70.

A pesar de esto ha habido esfuerzos por parte del gobierno para terminar con los vestigios de este sistema feudal. En la década del 60, por ejemplo, se les ofrecieron hogares y asistencia social. Estas políticas han surtido cierto efecto, ya que se cree que los prejuicios hacia los “intocables” pasarán a ser cosa del pasado con el cambio de generaciones. En esta línea, un estudio publicado por la BBC reveló que un 50% de los encuestados no tendrían problemas en relacionarse con un burakumin o en que un miembro de su familia contraiga matrimonio con uno. Existe además una asociación que los nuclea y que boga por sus derechos humanos, llamada Liga de Liberación Burakumin.

¿Dónde encontrar información sobre Japón en la Ciudad?

Embajada
Jardín Japonés
Asociación Japonesa en la Argentina