Migrantes y refugiados, el sello de 2016

Migrantes y refugiados, el sello de 2016

Texto: Lesly Leiva
Foto portada: Facebook OIM Argentina
Foto interior: Facebook ACNUR España – UNHCR Spain

El 2016 ha sido un año marcado por la migración y el desplazamiento de solicitantes de refugio en todo el mundo. La atención de los medios de comunicación y las ONG’s hacia estos temas ha aumentado por la magnitud de la cuestión, mientras que los gobiernos de un gran número de países han tenido que buscar estrategias para atender a los desplazamientos.

Según el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración (OIM), actualmente una de cada siete personas en el mundo es un migrante. La misma fuente revela que cada dos horas, desde hace tres años, mueren en el mundo doce migrantes. Esto deja ver la magnitud y las graves consecuencias de los movimientos migratorios que se dan en la actualidad.

ACNUR  (1)

Esta terrible crisis por la que están pasando millones de personas nos está cambiando. Se requieren soluciones más efectivas por parte de los gobiernos y las organizaciones internacionales para evitar que se siga incrementando el número de muertos y se continúe perjudicando a poblaciones inocentes.

Ante esta necesidad, se realizó la primera cumbre de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) enfocada en los desplazamientos de migrantes y refugiados. Se llevó a cabo el pasado 19 de septiembre en Nueva York y contó con la presencia de 193 países, entre los que se encuentra Argentina.

Durante el evento se creó la Declaración de Nueva York con el objetivo cumplir ciertos compromisos, entre los que se encuentran la protección de los derechos humanos de migrantes y refugiados; el apoyo a los países que rescaten, reciban y acojan a un gran número de personas; la condena a la xenofobia; la aplicación de una respuesta integral en el caso de un gran desplazamiento de refugiados; la posibilidad de que los niños refugiados a los pocos meses de su llegada a un nuevo país puedan estudiar, y la necesidad de ampliar las posibilidades para que los refugiados puedan reasentarse en otro país.

Para cumplir estos compromisos, se busca iniciar una negociación que permita aprobar un pacto mundial para una migración segura, regular y ordenada en 2018, la elaboración de directrices sobre el trato de los migrantes en situación de vulnerabilidad y el reparto equitativo de la responsabilidad de acoger y dar apoyo a los refugiados del mundo.