Obstinación en el Magreb

Un felá tenía la reputación de ser un hombre testarudo. Una tarde se encontró con un vecino, a orillas del Ued.

—Me han robado mis aperos de labranza —le dijo el vecino tras haberlo saludado—, ya no me queda nada con que segar el trigo.
¿Podrías prestarme una hoz?
—La hoz no es adecuada para hacer ese trabajo. Será mejor que utilices un par de tijeras.
—No te burles de mí, nadie ha podido segar jamás con un par de tijeras.
—¡No lo creas! —insistió el otro—, conozco a muchos campesinos que lo hacen así. Las cosas se pusieron feas y los dos hombres comenzaron a pelearse. Durante la reyerta, el felá testarudo resbaló y se cayó al agua.

Ninguno de los dos sabía nadar.

El felá testarudo resistió unos instantes en el agua bajo la impotente mirada de su vecino, que no podía ayudarlo sin correr el riesgo de ahogarse él también. A continuación se hundió, y antes de desaparecer completamente, su mano derecha emergió de las aguas. Los dedos índices y corazón se movían, simulando las hojas de unas tijeras cortando el trigo. ¡Sostuvo que podía uno segar con las tijeras hasta el último suspiro!

El felá testarudo (Túnez)
30 cuentos del Magreb
Jean Muzi

Tal como cuenta en el prólogo de la obra, el Magreb significa el Poniente para los árabes. Situado al norte de África, agrupa Marruecos, Argelia y Túnez.
Los cuentos de este libro, que pueden encontrarse en diferentes versiones, pertenecen a esta vasta región atravesada por la cadena montañosa del Atlas. Lugares de amor, de odio, de amistad, donde se relacionan y se enfrentan hombres, animales y seres fabulosos como los ogros y las vampiresas, los cuentos magrebíes tienen a menudo un carácter compensador: en ellos, los débiles y oprimidos ganan a los poderosos gracias a la astucia o la inteligencia. Se habla de justicia y de equidad, y se condenan la corrupción, los abusos de poder y la poligamia. Estos cuentos se burlan de la estupidez y elogian la generosidad.
Muzi reescribe en esta obra los textos originales con un toque personal, sin modificar la esencia. Busca, según dice, permitir a los lectores descubrir un poco el alma del Magreb.