Sabores chinos: versátiles y exquisitos

Sabores chinos: versátiles y exquisitos

Texto: Lesly Leiva
Imagen

Oriente siempre llena de sorpresas, especialmente a los que estamos del otro lado del mundo y no conocemos en profundidad los sabores que esconde.

La comida tradicional china, creada bajo técnicas milenarias que se basan en la cuidadosa elaboración de los alimentos, se ha ido perfeccionando a lo largo del tiempo y se ha dado a conocer alrededor del mundo logrando fusiones interesantes con otros sabores.

Uno de los platos típicos de este país pero además uno de los más versátiles es el wantán o húntún, que en chino que quiere decir pasta de forma irregular.

El wantán es una masa delgada elaborada de harina, agua y sal que se puede comer de muchas formas: como snack frito, en sopa o cocinado al vapor y relleno de pollo, cerdo, camarones o verduras. Este último se parece a una albóndiga, por eso recibe el particular nombre de nubes rebosantes en cantones mientras que cuando su preparación es en sopa se dice que tiene un poder digestivo y abre el apetito.

El wantán también se usa en la comida peruana para elaborar tequeños y tiene un gran parecido a los raviolis de la comida italiana. Incluso en China se le denomina wantán italiano a los raviolis.

Descubrir otras culturas también es experimentar los sabores autóctonos que ofrecen y encontrar en ellos las diferencias que los hace únicos así como la posibilidad de que los integremos a nuestra mesa para darlos a conocer.

¿Cómo preparar sopa wantán especial?