Veinte minutos de magia

Veinte minutos de magia

Se les recuerda a todos los presentes silenciar la realidad antes de entrar a la sala, gracias.

El viernes 15 de agosto se realizó la clausura de la sexta edición de “Teatro por la diversidad”. La iniciativa, que empezó el día 12 del mismo mes, comprendió un total de once colectividades: armenia, boliviana, chilena, china, cubana, española, italiana, judía, paraguaya, rusa y ucrania; que repartieron actuaciones entre El Cultural San Martín y la Asociación Ucrania de Cultura Prosvita.

Las obras presentadas por cada colectividad tenían una duración de veinte minutos en los que exponían diversos relatos, algunos con el propósito de dar a conocer la historia y cultura del pueblo actuante y otras simplemente con la intención de entretener al espectador.

El cierre de la jornada inició con la presentación chilena, que entre risas y llantos dieron vida a una obra enlazada con poemas chilenos como diálogos. Seguido, el grupo Arrajatabla de Cisaab interpretó el cuento de Fontanarrosa “Negar Todo”. La Compañía de Teatro Krikor Santamian de la U.G.A.B., representando a la colectividad armenia, fue la tercera en presentarse y, finalizando el espectáculo, el grupo de teatro TAK-TAK de la Asociación Ucrania de Cultura Prosvita escenificó una obra costumbrista sobre la primera salida de una adolescente. Conectando las distintas exhibiciones, una banda tocaba diferentes ritmos para deleitar a los espectadores mientras esperaban que los conjuntos finalizaran el armado de la escena. Pero el protagonista de la noche fue el grupo Arrajatabla, destinatario de todos los aplausos de la concurrencia por su magnífica actuación.

Dando fin a la jornada, Julio Croci, director general de colectividades, dirigió unas palabras de agradecimiento a las asociaciones participantes y al público presente. Entre aplausos y vitoreo se logró el objetivo principal del evento: dar a conocer y apreciar la cultura de la pluralidad que convive en la ciudad.

Texto: Melissa Kuris
Foto: Gabriel Costa