Venezolanos en la Ciudad: el béisbol como cultura

Venezolanos en la Ciudad: el béisbol como cultura

Texto: Melissa Kuris

Argentina siempre fue un país de migrantes, desde las oleadas históricas a las frecuentes actuales. A partir de diversas procedencias, el país se construyó con el aporte de decenas de nacionalidades que migraron en busca de un futuro mejor. Entre esa diversa procedencia, por su llegada constante surge con creces Venezuela en Argentina.

Según la Universidad Nacional Tres de Febrero (UNTREF), a junio de este año eran más de 40.000 los paisanos viviendo en el país. Además, en el primer semestre del año, los trámites de radicación superaron en un 20% a los completados en 2016, de los que se aprobaron 15.422: un ritmo de 600 venezolanos por semana.

Una vez acá, se dedican a una variedad de actividades: algunos emprenden, otros continúan las profesiones que ejercían en su país natal. En lo que coinciden todos es que, en sus tiempos libres, buscan el modo de revivir a Venezuela en su nuevo hogar.

Béisbol, una pasión que migra

Daniel Márquez vive en la Ciudad hace un año y medio, y desde que llegó trabaja en el área de telecomunicaciones. Si bien se reconecta con su tierra celebrando sus fiestas y recreando sus sabores típicos, también realiza otra actividad que en los venezolanos despierta una pasión sin igual: el béisbol.

Daniel Márquez con el atuendo del equipo en el que participa.

“Así como en Argentina es el fútbol, en Venezuela es el béisbol”, comenta Daniel y agrega: “Es nuestro deporte tradicional y ha sido mi pasión desde hace mucho tiempo”. Cuando llegó al país, unos amigos lo invitaron a ver unos juegos en el club DAOM, en el bajo Flores. Fue el comienzo de todo. “Ahí surgió la oportunidad de pertenecer a un equipo”, recuerda.

Reencontrarse

El equipo Piratas reunía venezolanos y argentinos, pero la oportunidad creció cuando el club comenzó a reclutar jugadores. Dada la gran convocatoria, los Piratas se dividieron en dos equipos: Piratas Negros –en donde juega Daniel– y Piratas Celestes. ¿Por qué los colores? Simplemente porque eran las remeras que existían.

Si bien compiten en diferentes torneos, el propósito, según cuenta Daniel, es divertirse, desestresarse del trabajo de la semana. Y entre esos, el objetivo central: reencontrarse. “El tema es reencontrarnos, hablarnos entre paisanos, compartir una comida típica de Venezuela, como son las arepas y el sancocho. Llevamos a las familias y le damos otro color al fin de semana”, dice.

Más allá del bate

“Ya de tantos venezolanos que conforman los equipos, ahora se creó otro llamado Venezuela y que va a comenzar en el próximo campeonato”, cuenta Daniel.

Entre juegos, risas, comidas y bebidas se da una verdadera mezcla cultural. Argentinos y venezolanos compartiendo el fin de semana, el deporte y la cultura. ¿Es el béisbol una forma de mantener viva la cultura venezolana? “Por supuesto. Es la forma de no perder la esencia de nuestra cultura y continuar haciendo lo que nos gusta”, concluye.

*  *  *

Foto portada: Abstract vector created by Freepik
Foto interior: gentileza Daniel Márquez